Etiquetas financieras para inversiones seguras

Asegurar que los servicios de promoción de la salud preparados para el futuro y capaces de responder a los retos y posibles nuevas crisis  En los próximos 20, 30 o 50 años, necesitamos herramientas que recauden financiación que respalde la inversión y el rendimiento a largo plazo. Una idea prometedora es una etiqueta financiera que brinde apoyo dedicado para servicios y programas de promoción de la salud equitativos. La etiqueta indica a los inversores que los fondos invertidos son seguros y se destinan a respaldar los servicios públicos.

 

A través de la etiqueta, el inversionista individual sabe que todo su capital invertido o una cierta proporción, dependiendo del tipo de fondo, sirve directa o indirectamente para financiar programas, servicios u organizaciones que conducen a una mejor salud y bienestar para todos. Se centran en cuestiones como el acceso a servicios de apoyo, iniciativas de actividad física, programas educativos, clases de cocina o habilidades para la vida, pero también pueden abarcar trabajos o vivienda, energía limpia y producción de alimentos orgánicos, comercio justo o incluso desarrollo de pequeñas empresas.

 

Las soluciones que abordan estas brechas de inversión y abordan las causas subyacentes de las desigualdades en salud se pueden encontrar en diferentes áreas de acción con impactos sociales positivos. Un resultado posible es que los servicios de promoción de la salud en ciudades, regiones, municipios o países se unan para crear su propia etiqueta. Un ejemplo de este esfuerzo es el Finansol Label. Desarrollado para impulsar la colaboración entre instituciones financieras y empresas solidarias abordar un desafío social y ambiental. los Finansol Label gestiona eficazmente el apoyo a proyectos e inversiones equitativos.

 

Es importante recordar que los valores fundamentales y los resultados de los sistemas de promoción de la salud (incluida la calidad, la eficacia, la equidad y la asequibilidad) son activos tanto para inversores potenciales como para gobiernos y ciudadanos. Existe una clara necesidad de proteger los servicios y las personas vulnerables de los caprichos de los inversores sin escrúpulos y la economía de libre mercado.

Estudio de caso